Jan
17

Guarida de plastico en Kazajistan

posted on January 17th 2017 in Documentary & Photography & Social & Travel with 0 Comments

Con una temperatura media en invierno de -22ºC, Astaná, capital de Kazajistán, es la segunda urbe más fría del mundo después de Ulán Bator (Mongolia).

Los que pescan en el hielo de Astaná no sólo se cubren con capas de prendas de abrigo sino que además se aíslan del viento en cobijos improvisados.

Los refugios temporales se fabrican artesanalmente con bolsas y láminas de plástico recuperadas, a veces entrecosidas.

Astaná, capital de Kazajistán, es la segunda urbe más fría del mundo, con una temperatura media en invierno de -22ºC, aunque puede bajar hasta -50º. Cuando el río Ishim se congela y queda cubierto con 15 centímetros de hielo, es hora de que los pescadores empiecen su trabajo. Tras montar los puestos de acampada a lo largo del río, taladran la superficie con barrenas para el hielo, echan el sedal y esperan a que la perca, el escardino y la dorada muerdan sus anzuelos.

Como algunos pescadores permanecen inmóviles en tandas que pueden durar hasta nueve horas en un clima gélido, mantenerse caliente es de suma importancia. Se abrigan con grandes chaquetas de plumón (algunos camuflados, aunque los peces no se percatan de ello) y botas de caza, se envuelven bufandas de lana y alzan sus capuchas. Para estar todavía más calentitos, algunos también montan refugios de plástico para un solo ocupante. Con el taladro para el hielo a modo de viga de soporte improvisada, lo cubren con sacos de arroz recuperados, bolsas de basura y otras coberturas de plástico que actúan como una barrena entre ellos y los elementos.

Un pescador en hielo sentado en un taburete dentro de su bolsa de plástico transformada en guarida improvisada. Astaná (Kazajistán).

Un pescador en hielo sentado en un taburete dentro de su bolsa de plástico transformada en guarida improvisada. Astaná (Kazajistán).

Sólo hay un criterio realmente importante para las guaridas: que no tengan rasgaduras o roturas. Dentro del refugio, el aliento de los pescadores calienta el aire y crea un sistema de calefacción autosostenible. Cualquier agujero que aparezca se subsana de inmediato – un tajo significa que el inestimable calor se escapa en el invierno glacial de Astaná-.

Pescadores en hielo se protegen del frío guarecidos en bolsas de plástico. Astaná (Kazajistán).

Pescadores en hielo se protegen del frío guarecidos en bolsas de plástico. Astaná (Kazajistán).

Los pescadores en hielo se protegen del frío guarecidos en bolsas de plástico. Astaná (Kazajistán).

Los pescadores en hielo se protegen del frío guarecidos en bolsas de plástico. Astaná (Kazajistán).

 

Vía: Clothes for Humans, Benetton publication. Winter 2016.

Leave a Reply